Exaltar los valores nacionales, lo popular, indígena y revolucionario fue el ideal que caracterizó el movimiento mural mexicano en su proyecto de unificación del siglo XX. Dada su trascendencia histórica y cultural para nuestro país, investigadores de la Universidad, en un ejemplo de trabajo multidisciplinario en el que participó la FES Cuautitlán, presentaron en el Centro Cultural Universitario el documental “Los Caprichos de Diego”.Previo a la proyección del material, el cineasta Fernando Montaño, codirector de la obra, y el doctor José Luis Ruvalcaba Sil, coordinador del Laboratorio Nacional de Ciencias para la Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural (Lancic), mencionaron a los presentes que el documental representa el trabajo de científicos y humanistas respecto a la pieza artística más grande que el laboratorio del Instituto de Física ha analizado como grupo.

El producto audiovisual narra el proceso de trabajo que mantuvieron el Lancic y la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán, a través del trabajo de la doctora María de las Mercedes Sierra Kehoe, académica e investigadora de nuestra casa de estudios, con la obra mural de Diego Rivera Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central, actualmente albergada en el Museo Mural Diego Rivera en el Centro de la Ciudad de México.

En el documental puede apreciarse el uso que el laboratorio hizo de sus equipos portátiles, mediante los cuales analizan la composición y estado de las obras de arte con la finalidad conservarlas mejor para el futuro. En específico, se habló de la técnica de la imagenología, que por ser la menos invasiva fue la empleada para analizar la obra de Rivera.

A través de la toma fotográfica de cada palmo del mural (entre 2, 500 a 3, 000 fotografías), logrado con diferentes tipos de iluminación, visible, infrarroja y ultravioleta, los investigadores detectaron los pigmentos (fueron analizados más de 300) y fisuras así como la estructura que sirvió de soporte para la misma. Esto ha permitido hasta el momento conocer más a fondo la obra pictórica de Diego Rivera y destacar las áreas de mayor interés, aquéllas con mayor alteración.

En su estructura narrativa, “Los Caprichos de Diego” contó con el testimonio de los investigadores implicados en el proyecto, estudiantes y académicos, así como con la opinión de restauradores, entre ellos los maestros Tomás Zurián y Eliseo Mijangos. El documental fue resultado de la colaboración de la FES Cuautitlán, el Instituto de Física y TV UNAM.

Víctor M. Reyes Flores

 

Anuncios